Casajuana presenta una propuesta europea para un comercio justo y sostenible

Carlos Casajuana, exembajador de España en Reino Unido y Académico de Número de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras (RACEF), ha presentado esta tarde en Barcelona el estudio "For the many, not the few", elaborado a instancias del Foro Progresista Global, del Grupo de Socialistas y Demócratas del Parlamento Europeo, de la Fundación de Estudios Progresistas Europeos y la red europea de organizaciones no gubernamentales Solidar, de cuyo consejo es miembro. La presentación se ha realizado Fomento del Trabajo Nacional, sede de la RACEF, en un acto encabezado por su Presidente, Jaime Gil Aluja.
 
El trabajo ha sido elaborado por un grupo de expertos liderado por Pascal Lamy, Exsecretario General de la Organización Mundial de Comercio, e integrado por Nathalie Bernasconi, Directora Ejecutiva para Europa del Instituto  Internacional  para  el  Desarrollo  Sostenible,  Bernd Lange,  Presidente de la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, y el propio Casajuana, entre otros destacados expertos. También ha participado en el estudio como consultor el premio Nobel de Economía y Académico Correspondiente para Estados Unidos de la RACEF Joseph Stiglitz.
 
El documento aborda tanto el presente del comercio internacional como sus retos desde un punto de vista social, laboral y medioambiental. Su objetivo es establecer parámetros para preservar los efectos positivos de la globalización y la liberalización del comercio y las inversiones, en términos de progreso y de creación de puestos de trabajo, y a la vez evitar, limitar o mitigar sus efectos nocivos, la desigualdad e injusticia para amplias franjas de la sociedad. 
 
Sus autores consideran que el carácter cada vez más amplio de los acuerdos comerciales, con capítulos sobre inversiones y con la inclusión de ámbitos hasta ahora ajenos al libre comercio como la salud o la educación exige un enfoque que incluya en el debate a los flujos de inversiones, los derechos laborales, la igualdad de género, los efectos de la digitalización o la reforma de la Organización Mundial de Comercio.
 
En la presentación, Casajuana ha defendido la necesidad de transparencia en las negociaciones, para que todos los actores interesados –sindicatos, grupos ecologistas u ONG– puedan tener alguna incidencia. “La liberalización del comercio no tiene hoy los mismos efectos que hace treinta años. Entonces se necesitaba proteger a los perjudicados por las nuevas oportunidades comerciales. Ahora también, pero además hay que proteger a todos los ciudadanos, para que la liberalización no se traduzca en la pérdida de derechos sociales, en daños medioambientales o en menores estándares de exigencia para los productos”, ha argumentado el académico.
-A +A
Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.