La Real Academia cree que es el momento de reforzar la capitalidad económica de Barcelona

Los economistas y estadistas que han participado en el XII Acto Internacional de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras (RACEF) han concluido que en el actual contexto económico, cuando el Pacífico despunta como nuevo polo de poder, Barcelona tiene una gran oportunidad para reforzarse como gran capital económica de España y del sur de Europa. Además de convertirse en el centro logístico y de distribución del mercado asiático, los expertos han considerado que la capital catalana reúne todo el potencial para convertirse en un atractivo centro de interés de la inversión procedente de todo el continente en los más diversos sectores.

Los participantes en este foro anual que se celebra en Barcelona, procedentes de diez países del arco mediterráneo, Europa oriental y México, han considerado que la terminal de contenedores que la sociedad china Hutchinson inauguró en el Puerto de Barcelona y las crecientes inversiones de sociedades orientales en industria, servicios e inmuebles, así como la irrupción en la ciudad del poderoso China Construction Bank, constituyen un claro ejemplo del atractivo de la ciudad y de su posición ventajosa en este nuevo escenario global.

Para que ello sea posible, los expertos han pedido el firme compromiso de todas las Administraciones implicadas en trabajar con lealtad y consenso. Desde la Generalitat de Catalunya, que debe centrar sus esfuerzos en el progreso de la economía y la sociedad catalanas, al Gobierno de España, que debe garantizar las conexiones ferroviarias al Puerto y potenciar el Eje Mediterráneo.

“Este tipo de inversiones requieren predictibilidad y estabilidad política. Y este papel que ahora le toca jugar a Barcelona no se entiende sin una Cataluña fuerte dentro de una España y una Europa fuertes”, ha considerado Jaime Gil Aluja, Presidente de la RACEF.

La sesión académica se ha celebrado en el Palau Macaya de la Obra Social “la Caixa” con la participación, entre otras personalidades, de André Azoulay, Consejero Económico del Rey de Marruecos;  Alessandro Bianchi, Exministro de Italia, y Mohamed Laichoubi, Exministro y Embajador de Argelia. Todos ellos son miembros de la Real Academia.