Arturo Rodríguez insta a incluir a la sociedad civil en los proyectos de desarrollo

Arturo Rodríguez Castellanos, Catedrático de Economía Financiera de la Universidad del País Vasco y Académico de Número de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras (RACEF) insta a la Administración, la universidad y la empresa a sumar a sus proyectos de desarrollo en el marco público-privado a la sociedad civil en lo que define como "cuádruple hélice". Es la única forma de incidir, asegura, en un desarrollo sostenido y equitativo superada la actual pandemia. El Académico realiza estas reflexiones en el trabajo con el que participó junto a la profesora Ruth Zamora, de la Universidad Técnica de Ambato (Ecuador), en el Acto Nacional que celebraron los pasados 7 y 8 de mayo de forma telemática la Real Academia y la Universidad de Cantabria.

 

¿QUÉ PUEDEN HACER LAS UNIVERSIDADES PARA REMEDIAR LA DESIGUALDAD SOCIOECONÓMICA?

El mundo actual se caracteriza por la complejidad, el cambio continuo, y la imprevisibilidad, de la que la actual crisis sanitaria, con consecuencias económicas difícilmente predecibles, pero muy posiblemente de enorme gravedad, es un claro ejemplo. Pero además presenta un importante problema de desigualdad socioeconómica, pues, en una enorme contradicción, simultanea un desarrollo tecnológico acelerado con la existencia de grandes bolsas de pobreza, y enormes desequilibrios en la distribución de la renta y la riqueza. Y las repercusiones de la actual crisis muy posiblemente no aminorarán este problema, sino antes al contrario, lo agravarán.

Existiendo estos retos, cabe preguntarse si la Universidad debería ejercer un papel importante para afrontarlos. En nuestra opinión, esta institución, constituyendo simultáneamente un “nodo de conocimiento” y un “nodo social”, debe orientar tanto la generación como la transmisión de conocimiento hacia la construcción de la igualdad económica. Y ello principalmente en su entorno más cercano, con el que las interconexiones son más fuertes.

En esta dirección han aparecido enfoques como la “Triple Hélice”, que destaca la interacción dinámica entre tres grupos de agentes –universidades, empresas y organismos gubernamentales– para la contribución conjunta al desarrollo económico. Pero un desarrollo inequitativo no solo no es deseable, sino, a tenor de la evidencia empírica, tampoco es posible a largo plazo. Ello implica un perfeccionamiento del enfoque hacia una “Cuádruple Hélice”, en la que se incluya un nuevo actor, la sociedad civil.

En este trabajo, tras discutir el papel de la universidad en la contribución a reducir la desigualdad socioeconómica en el marco de un sistema económico global complejo e incierto, se presentan dos experiencias diferentes al respecto en universidades públicas. El primer caso es el de la Universidad del País Vasco, donde el desafío más importante consiste en coordinar en una dirección compartida las múltiples iniciativas existentes en muy diversos campos y con una cierta dispersión. El segundo caso se refiere a una universidad ecuatoriana, la Universidad Técnica de Ambato, donde los esfuerzos se concentran muy mayoritariamente en el desarrollo de los Proyectos Universitarios de Vinculación con la Sociedad, en los que tiene amplia experiencia, siendo aquí el desafío la continuidad de los recursos y el mantenimiento y desarrollo de las competencias necesarias para seguir llevándolos a cabo.  

 

-A +A
Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.