La conciliación familiar acentúa la desigualdad de la mujer en España

Las actuales medidas de conciliación familiar, como la reducción de jornada o la excedencia laboral por cuidado de hijos o familiares, inciden y acentúan de forma notable la desigualdad de la mujer en España, abriendo una brecha en relación al hombre de hasta un 89%. Así lo pone de manifiesto el Indicador de Desigualdad de Género en España 2018 que ha elaborado el Observatorio de Investigación de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras (RACEF). Un estudio que analiza por comunidades autónomas la desigualdad de la mujer a partir de cuatro ámbitos: formación, mercado laboral, condiciones sociales y empoderamiento.

La dimensión social es la que presenta unos índices mayores de desigualdad entre hombres y mujeres. Destacan apartados con una significativa brecha de género como el de "hogares monoparentales" o el de "excedencias laborales por cuidado de hijos y familiares", ocupados de forma casi exclusiva por la mujer. Resulta paradójico, en este punto, cómo algunas de las principales medidas legales de protección familiar contribuyen a incrementar la desigualdad social y laboral. "La ley debería garantizar que padres y madres puedan hacerse cargo del cuidado de los hijos de forma equitativa e implementar políticas para que así sea, de la misma forma que fomentar que el cuidado de personas dependientes recaiga tanto en hombres como en mujeres. Algunos países europeos ya tienen una legislación que lo facilita", explica la Académica Ana María Gil, directora del Observatorio de Investigación de la RACEF.

El Indicador de Desigualdad de Género el España 2018 señala que la mujer sólo supera al hombre en el ámbito de la formación, pero se sitúa por detrás en todos los demás. "La mujeres están mejor formadas que los hombres, pero tiene mayor dificultad para encontrar trabajo, sus condiciones laborales son peores, cobran menos y tienen pensiones notablemente inferiores a las de los hombres. También tienen una mayor esperanza de vida, pero en peores condiciones que los hombres", señala Gil. El nivel de empoderamiento, tanto en el ámbito laboral como político, es también uno de los ámbitos donde se observa más desigualdad. A la luz de todos los datos, el estudio establece un índice de desigualdad que se sitúa, en el conjunto de España, en el -22,55%. Por comunidades, la que registra un menor índice de desigualdad de género es Asturias, con una brecha de -19,14%, y la que presenta un peor registro es Castilla-La Mancha, con una brecha de -22,55%.

-A +A
Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.