Ana María Gil aboga por una tecnología que garantice un desarrollo igualitario y sostenible

Ana María Gil, Catedrática de la Universidad de Barcelona, Académica de Número de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras y Directora de su Observatorio de Investigación defendió en el Acto Nacional que la RACEF y la Universidad de Cantabria celebraron de forma telemática los pasado 7 y 8 de mayo que la actual revolución tecnológica sea la mejor garante de un desarrollo igualitario y sostenible. Especialmente en un momento en el que la sociedad globalizada debe superar los graves efectos sociales y económicos que deja la Covid-19.

La Académica ha contado en su trabajo con la colaboración de Agustín Torres, investigador del Observatorio de Investigación de la Real Academia

 

INTELIGENCIA COMPUTACIONAL PARA LA GESTIÓN DEL DESARROLLO CON EQUIDAD Y SOSTENIBILIDAD

El progreso tecnológico y digital ha cambiado nuestra forma de vivir y de relacionarnos al reemplazar progresivamente lo presencial por lo virtual. El aprovechamiento de todo lo que pone a nuestro alcance la era digital permite mejorar muchos aspectos de nuestras vidas. Nunca antes en la historia la tecnología había ocupado un lugar tan importante en la sociedad. Sin embargo, también aparecen sus efectos negativos en la vida social, familiar y personal: nos rodeamos cada vez más de tecnología a costa del contacto con seres humanos. Estamos sustituyendo átomos por bites.

Los cambios tecnológicos tienen un alto impacto en la economía, generan los mayores niveles de competitividad en los mercados internacionales y son los responsables del proceso de globalización que se ha vivido en las últimas décadas. La tecnología es uno de los factores con más alta incidencia en el crecimiento y desarrollo económico de la sociedad.

La crisis financiera internacional de 2008 y sus consecuencias negativas han puesto el acento sobre el desigual reparto de los beneficios procedentes del crecimiento económico.

Paradójicamente cuando ya se había consolidado la recuperación de la crisis de 2008, el sistema económico mundial vuelve a ser sacudido por una nueva crisis económica y social de dimensiones incalculables, como consecuencia de la pandemia de la Covid-19 y el obligado parón de la actividad económica prácticamente todos los países. Pero entre la crisis de 2008 y la actual hay una gran diferencia. La crisis de 2008 fue una crisis fundamentalmente de carácter estructural. La actual crisis es coyuntural, provocada por las consecuencias de la Covid-19 pero sobrevenida sobre una economía estabilizada. Su desenlace dependerá de las decisiones y actuaciones de quienes gestionan esta crisis.

En las últimas décadas, la inteligencia computacional ha sido el gran soporte para la solución de problemas complejos y principalmente para el tratamiento de la incertidumbre. Es por ello por lo que hoy cobra más vigencia, la necesidad de avanzar en el desarrollo de modelos y aplicaciones para dar respuesta a los problemas de la sociedad.

Este trabajo presenta un acercamiento teórico sobre el gran reto que hoy tienen los sistemas económicos ante la sociedad, "la gestión del desarrollo con equidad y sostenibilidad", y cómo los sistemas que aporta la inteligencia computacional, principalmente con herramientas de lógica difusa y razonamiento aproximado, permiten mejorar los análisis y decisiones complejas.

 

 

-A +A
Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.