Jean Askenasy presenta la figura del "homo galacticus" ante la Real Academia

Jean Askenasy, reconocido neurocirujano y Catedrático de la Universidad de Tel Aviv, presenta en su trabajo "The Transhumans. Transient living forms of intelligent life:primates, homo sapiens, cyborgs, homo galacticus", que presentó en el XIII Acto Internacional de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras (RACEF), celebrado en Barcelona los pasados 15 y 16 de noviembre, la figura del "homo galacticus", un nuevo género de ser humano adaptado a la vida fuera de la Tierra gracias a la tecnología, su completa "cyborgización" y diversos cambios genéticos que el hombre actual ya está en disposición de llevar a cabo.

Para Askenasy, colaborados habitual de la RACEF, este "homo galacticus" no es más que la evolución natural y necesaria del hombre para superar las barreras actuales del humanismo y de la vida en este planeta. Una adaptación biológica, cultural y tecnológica más como las que son propias a la evolución de la vida tal y como la conocemos. "Los principales logros en el planeta tierra desde su aparición son las formas de vida y el cerebro humano. Debido a las interfaces cerebro-computadora, apareció una nueva forma de ser humano, llamada cyborg. La ciborgización en la medicina y las artes, incluido su efecto en la vida social, marcó la era transhumana. El calentamiento permanente, la contaminación, la radiación, el crecimiento demográfico, los tsunamis y los terremotos, las erupciones solares, los meteoritos y los asteroides están haciendo que la vida en la Tierra sea problemática. Nuestra supervivencia es una función de la relación entre la velocidad de la degradación del planeta tierra y nuestra capacidad para convertirnos en homo galacticus -reflexiona el estudioso-. Los cyborgs que hacen la transición a humanos galácticos enfrentarán riesgos causados por cambios en su sensibilidad, inteligencia, memoria, reproducción y duración de la vida. Estos cambios incluyen modificaciones genéticas. El homo galacticus será tan diferente de los cyborgs como el homo sapiens es diferente de los primates".

El experto señala cómo a día de hoy ya asumimos como algo natural la presencia de organismos cyborg gracias, entre otros, a los avances de la medicina, e incluso de lo que él denomina "robo sapiens" gracias a la evolución de la inteligencia artificial y sus aplicaciones en los más diversos entornos. "Hoy podemos crear y programar robo sapiens, robots que hablan y se comportan como seres humanos. Las capacidades de robo sapiens superan a las de homo sapiens en dos áreas: memoria y poder de cálculo. Pero, estos robo sapiens no crean. Ejecutan actividades preprogramadas. No son conscientes de su existencia y no pueden resolver problemas imprevistos. Al implantar herramientas electrónicas que mejoran la memoria y el poder de cálculo al nivel de robo sapiens en el cuerpo humano, los humanos se convierten en una mezcla hombre-máquina llamada cyborgs".

El siguiente paso no es otro que el nacimiento del "homo galacticus", ya apuntado por el proyecto Humanity +. "La Declaración Transhumanista fue elaborada en 1998 por un grupo internacional de 23 autores. Ha sido modificado a lo largo de los años por varios autores y organizaciones y adoptado por la Junta Directiva de Humanity + en marzo de 2009. El transhumanismo promueve activamente el realce humano más allá del humanismo. El potencial de Humanity + aún no se ha realizado, y su progreso enfrenta serios riesgos para nuestra dignidad y responsabilidad moral hacia las generaciones de homo galacticus. Defendiendo la lucha por la supervivencia, los humanos cyborg en su proceso de transición a los humanos galácticos, enfrentan riesgos de cambiar su sensibilidad, inteligencia, memoria, esperanza de vida, reproducción y otras modificaciones que involucran tecnologías genéticas y crónicas. Pero el homo galacticus será tan diferente de los cyborgs como el homo sapiens es diferente de los primates", concluye el autor en su trabajo.

-A +A
Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.