Hacia una economía más humana y sostenible

Resumen: 

En este estudio quiero resaltar la interrelación de cinco elementos: el entorno cultural, la sociedad, la empresa, la familia y la persona humana. Todos forman parte de un conjunto que puede ser armónico o desequilibrado, y que depende en gran medida de las acciones de seres humanos concretos. Como vengo diciendo, todo influye en todo. En Biología, catarsis significa la expulsión espontánea o provocada de sustancias nocivas para el organismo. Las crisis económicas pueden servir de catarsis para la expulsión de los elementos tóxicos que han penetrado en el ecosistema humano. En el crack del 29 se hizo evidente la insuficiencia de la racionalidad económica, y se amplió a la racionalidad política, incrementando regulaciones y leyes. En el 2008 fue obvio que tampoco esa racionalidad era suficiente, ya que el poder económico volvió a arrasar Estados, empresas, familias y personas. Tras esa racionalidad permanecía la idea del homo economicus. Hoy es clamorosa la necesidad de volver a la racionalidad humana de los clásicos. Los controles externos de las leyes o el mercado, siempre quedan cortos ante la creatividad del ser humano, que en realidad no es un sistema estable, como las rocas, que no aprenden, ni un sistema ultraestable, como los animales irracionales, que siempre aprenden en positivo y se van adaptando hacia la homeostasis, sino que la persona es un ser libremente adaptable, y por eso puede aprender en positivo o en negativo y caer 10 veces en la misma piedra.

-A +A
Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.